jump to navigation

Carlos Escudé noviembre 6, 2008

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags: , , , ,
4 comments

escudé  Este blog saluda a don Carlos Escudé. Recién termina su participación en un programa de TN – no tengo imagen, así que no sé quienes son sus conductores ni el resto de los invitados -. Mientras el tipo pretendía reflexionar, demoliendo el cúmulo de boludeces y common sense imperante, el resto se hundía, balbuceante, en una sarta de incoherencias. Escudé subrayaba la irrelevancia del país para los EEUU, y la coincidencia de ambos países en aquellos temas que le importan a la superpotencia. Los otros no atinaban más que a murmurar algo sobre las formas.

Lo puteamos, algo, por Gran Bretaña, Estados Unidos y la declinación argentina. Más tarde – más fuerte – por Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas, aunque es de consulta y libre acceso.

Ahora, el tipo es de los pocos con acceso a los medios que reflexiona, se la banca, y le acaba de decir a los de ese programa que publicar que estamos en vísperas de 2001 – como La Nación – es golpista, y que eso no sucede en el EEUU que se ha utilizado en estos días para atacar al gobierno. Nadie respondió.

En este pobre no lugar, sepa don Carlos, que siempre tendrá una capa y un bastón de repuesto.

Lo que Rige al Mundo es la Historia del Mundo junio 14, 2008

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags: , , , , , ,
add a comment

La Argentina se piensa a sí misma como un país cosmopolita, y no en el sentido kantiano. Y si bien continuamos honrando aquel fragmento del preámbulo constitucional referido a los hombres de buena voluntad-no en vano nuestras leyes migratorias están entre las más progres del mundo- lo cierto es que nuestra conciencia de lo que ocurre fronteras afuera es fragmentaria y voluntarista. En este mismo sentido, Benjamin Constante señalaba el carácter instrumental de nuestra política exterior. Discusión que dejamos para otro post, dicha dependencia parece provenir de la naturaleza abierta y democrática de la configuración estatal y política argentina.

En los medios-pero no sólo en ellos- el uso de la realidad internacional en el juego político interno se hace patente. Y no tanto por el recorte espectacular-como mise en scène- sino también por el escamoteo pertinaz de sectores completos de la realidad. Más allá de esto, la mirada sobre los fenómenos externos están teñidos por la misma lógica positivista y dieciochesca-a ratos ingenua-con que se lee la política interna.

Un buen ejemplo de análisis des-centrado lo encontré en un editorial de La Nación de hace unos días. Comentando la Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria Mundial de la FAO (Roma, 3-5 de Junio), el editorialista nos dice:

“…la intervención de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (…) se ciñó a la defensa de las exorbitantes retenciones que su gobierno aplica al campo…” “…referencias condenatorias de la Presidenta a los subsidios al agro que aplican los países desarrollados entraron en abierta contradicción con las medidas de corte proteccionista que practica el gobierno argentino con sus productores. Se trata, en definitiva, de la misma filosofía dañina…”

La primera línea, condenatoria, revela la incapacidad del editorialista para pararse frente a lo que ocurre en todo foro internacional donde participa un jefe de Estado. En este caso, con un poco de tiempo, uno tiene la obligación de sobrevolar todos los discursos (sí, los de los tres días) y descubrir que todo gobernante utiliza estos escenarios para justificar sus políticas ante sus pares. Con poca atención, se tiene un resumen de cómo se ubican los gobiernos hoy en día frente a la situación alimentaria. Y el caso argentino no es distinto. Pero lo que subyace en lo que sigue no es la contradicción gubernamental, sino el simplismo más craso para leer la política. Para no aburrir, se puede escuchar la posición argentina mientras se prepara el mate. Los argumentos que esgrime Cristina como responsables del alza de los precios de los alimentos son aquellos señalados por el documento técnico de la FAO (sacar el foco de la incorporación de China e India, la atracción de flujos financieros al mercado de commodities, el costo del petróleo, la desaparición de la agricultura para consumo en muchos países como consecuencia de las reformas neoliberales, los biocombustibles, etc.) Otro tanto hace Lula, en su caso defendiendo los biocombustibles.

Existe contradicción para quienes pretenden que la política sea administración iluminada de lo existente. O actividad de seres angélicos, ajenos a lo determinado de la condición humana. Y se pasan por alto contradicciones que sí nos afectan, como las presiones de Europa (que es de Venus?) y de EEUU (que sí es de Marte) para cerrar Doha. Y nuestra posición no puede ser otra que la que es: somos miembros del G-20 y del NAMA-11, por decisión política pero también por imposición de la realidad. Y una de las propuestas de la Argentina va en línea con lo que señalan muchos expertos, entre ellos Kofi Annan, para reducir el impacto de una crisis alimentaria: la cooperación técnica para desarrollar la agricultura de los países deficitarios.

De nuevo me tentaron las disquisiciones, como le pasaba a mi amigo Tristram Shandy (con la diferencia que yo no les voy a contar cómo fue mi concepción). Y como esto se está pareciendo un canto al kirchnerismo, apunto algunos datos del informe de la FAO:

  • aproximadamente el 22 % de las importaciones mundiales de cereales se realiza a países de África, aunque apenas el 3 %e las exportaciones procede de ellos. Pese a la subida de los precios mundiales de los cereales, se prevé que las importaciones a África en 2007/2008 aumenten desde 2,5 millones de toneladas hasta un total de 55 millones de toneladas.
  • desde 1980, las importaciones de cereales de India y China han mostrado una tendencia a la baja, con un descenso medio anual del 4 %, y han pasado de un promedio de 14,4 millones de toneladas a principios de la década de los 80 a 6,3 millones de toneladas en los tres últimos años. Además, la China continental ha sido un exportador neto de cereales desde finales de la década de los 90, con la excepción de la campaña 2004-2005. De igual modo, India sólo ha sido importador neto de estos productos en una ocasión, durante la campaña 2006-2007, desde comienzos del siglo XXI.

Ahora, un vistazo a la funcionalidad de los derechos de exportación.

image

Otro cuadro, sobre la normalidad en el contexto actual, de las retenciones. La figura muestra las distintas de políticas seguidas por 77 países frente al encarecimiento de los alimentos. Un cuarto ha optado por algún tipo de restricción a las exportaciones.

image

Y nuestro continente no se caracteriza por depender primordialmente de este tipo de medidas.

image

La Argentina no es esa anomalía excepcional que tanto atrae a milenaristas, sean éstos apocalípticos o integrados. Es un país que sólo se plantea aquellos problemas que puede resolver…

¡Nos caemos del mundo! junio 8, 2008

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags: , , , , , ,
6 comments

Al grito de ¡Nos caemos del mundo!, el sentido común nacional nos advierte periódicamente del peligro que se cierne sobre la Argentina. Cualquier motivo es suficiente para poner al país al borde de un abismo aterrador. Que tal política espanta a los inversores, que esta otra declaración nos enemista con el primer mundo, y así hasta el infinito. En general dichas predicciones provienen de la pluma del conservadorismo argentino, pero no es raro encontrar también en esta cruzada al progresismo bienpensante.

La construcción de la imagen del país se hace a partir de otra construcción, instrumental ella, del mundo y de otras naciones. El par opuesto se utiliza como cifra de la anomalía argentina, como criterio de distinción y comparación que hace patente nuestras debilidades y errores. Ahora bien, la carnadura real de este marco de comparación es continuamente sustituido. En el bazar de los países modelo, las ofertas se suceden una tras otra, y el patrón de consumo de estas mercaderías es azaroso. En los años noventa no se podía hablar de Brasil por su estatismo, proteccionismo y nacionalismo. Hoy en día, los mismos que nos advertían sobre el vecino nos aleccionan sobre sus virtudes (que no son las anteriores) de ortodoxia económica. Chile es otro caso: que la estabilidad política, que los consensos, que su crecimiento económico, su respeto al status quo internacional, etc.

Una práctica cultural histórica es la que rodea los contactos de las misiones diplomáticas extranjeras acreditadas ante la Argentina con representantes de diversos sectores de la vida nacional. Por lo común, estas relaciones tienen como protagonistas del lado argentino a lo más granado de la derecha. Y estos contactos ofrecen la oportunidad de buscar aliados para la agenda interna. En la visita de un influyente político de una gran potencia, en lugar de inquirir sobre la política de su país para la Argentina y la región, se le enumeraron uno por uno los errores del gobierno nacional y su malvada política agropecuaria. Al tipo  le saltaron los lentes de vergüenza ajena. Frente a un general extranjero se desgranan todas las debilidades del aparato militar nacional, su falta de equipamiento, mientras al visitante no le dan las manos para anotar lo que le cuentan.

Pero no era de este (no encuentro mejor palabra, disculpen uds. su uso) cipayismo – cipayismo for free, porque ni siquiera es pago en la mayor parte de los casos; mera colonización intelectual – de lo que quería escribir. Ni del sólo recurso de la diplomacia extranjera a estos sectores, lo que lateralmente demuestra el “profesionalismo” de muchas de estas embajadas.

No, lo que quería decir viene a cuento de la supuesta intrascendencia del país en los marcos internacionales. Lo que nos lleva al tema de las capacidades y la posición relativa argentina. Podemos volcarnos al pensamiento mágico y creer que el desarrollo es pura consecuencia de la voluntad: siguiendo los manuales de autoayuda para el desarrollo, tomar el ejemplo de las experiencias que nos presentan Bucays, Oshos y Coelhos de distintas cepas, y cerrar los ojos y pensar bien fuerte “entramos al mundo desarrollado, somos occidentales y cristianos, serios ciudadanos de un mundo sin historia”. El problema con tal voluntarismo aparece porque uno puede estar en el primer mundo, digamos, en 1999, y dos años después haberse convertido en algo parecido a Côte d’Ivoire o Liberia. “Amigo Settembrini – me dice Hans Castorp – voy a empezar a dudar de su lógica, ud. está pasando demasiado tiempo junto a Naphta. ¿O las condiciones materiales de su país han cambiado? ¿Sufrieron uds. un ataque nuclear que los retrotrajo a la era de piedra?” No, pero se pareció bastante.

Todo lo anterior viene a cuento a partir de una nota que publicaron los tanos hace unos días. En ella se lee: “…quanto tempo impiegheranno i nuovi protagonisti dell’ economia mondiale a raggiungere i Paesi sviluppati dell’ Ocse? Poi la Federazione Russa e l’ Argentina in 17 anni. Quindi la Polonia in 22 anni, la Cina in 23, la Romania in 24, l’ Ungheria in 26, la Turchia 28, l’ India 50 e il Messico 55, la Nigeria 74. L’ Egitto, invece, ci impiegherebbe 118 anni, il Brasile 119, il Pakistan e le Filippine 159, il Bangladesh 163 anni, l’ Indonesia 181…”
Entonces lo consulté a Dani, que trae una buena discusión sobre el informe, y un link al Growth Report.

Sólo me interesan puntualizar dos cosillas, y lo hago robando los gráficos del informe:

Más coyuntura interna, para los talibanes de la utopía a-histórica agroexportadora: chequeen el cuadro de abajo: la era de oro del país agrario parece haber estado bastante rezagado respecto al período de la ISI y el actual.

Y este otro: el crecimiento es urbano, mal que le pese al frente común agrícolo – maoísta (by de way, estos últimos deberían releer la experiencia china en el decenio 1927 – 1937…)

Entonces digo: ¿por qué razón debería caerse del mundo un país con esas capacidades? ¿O es serio comparar la experiencia argentina con la de un país sin industria, donde una parte importante del presupuesto va directamente a los militares, sin capacidad civil para fiscalizarlo? De nuevo, la construcción de la personalidad es un proceso co-constitutivo, y a veces, para algunos, es preferible esconder la ropa sucia del modelo propuesto. Pronto lo vamos a tener a “organizo asados para genocidas en Victorica” Morales Solá diciendonos que ésto no es una aberración del sistema político chileno sino la indebida influencia del kirchnerismo sobre países vecinos. Y aunque la noticia salió en un medio venezolano, ¡qué mala suerte!, es de un feroz antichavista.

Otro día hablamos de la IV Flota y el Consejo de Defensa Sudamericano y – aunque el mediopelismo no pueda entender esto -, yo no me haría ilusiones con Chacho Obama… sabemos cómo terminó la Alianza para el Progreso.

La prensa y el extraño desinterés por los asuntos internacionales mayo 1, 2008

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags: , , ,
6 comments

La prensa argentina no se caracteriza por el interés en lo que ocurre en el mundo, y tampoco sobre la propia política exterior. Y esto parece reflejar al consumidor promedio de noticias. Hasta aquí nada nuevo.

De ahí que quienes cubran este tipo de asuntos suelan dejar al descubierto, con mayor facilidad, deficiencias menos perdonables en cronistas de otras secciones.

Leemos hoy en Perfil una crítica al gobierno argentino ante la visita a la región de la presidenta de la India, Pratibha Patil, por su no paso por Buenos Aires. Por la nota pareciera que la ilustre viajera no aterrizó en Buenos Aires por la incapacidad del gobierno en entender la importancia de la India: “…parecería que el kirchnerismo no tiene demasiado interés en profundizar las relaciones bilaterales con un país que tiene mucho que ofrecer y anda en busca de socios comerciales…” Más adelante reconoce que una invitación hubiera sido rechazada.

Entonces, don Orihuela, ¿dónde queda el supuesto pecado del gobierno?

Peor aún, parece ignorar que hace un mes se realizó la VI reunión de consultas políticas bilaterales, aquí en Buenos Aires, con el vicecanciller Anand Sharma, que se acaba de abrir un consulado en Mumbai, que las coincidencias en organismos internacionales es casi completa (salvo el relativo a la reforma del Consejo de Seguridad), que Argentina tomó una posición de entendimiento ante el acuerdo nuclear India – EEUU (aunque India depende de nuestro voto en el grupo de proveedores de combustible nuclear), y que es probable que Cristina viaje este año a Delhi.

La nota afirma que “… Es de creer que una buena señal estatal aumentaría la predisposición de otras empresas indias para venir al país. Un encuentro de mandatarios (o mandatarias, como sería en este caso) ofrecería tales señales…” Daría la sensación que la Argentina evita relacionarse con la India. Pero le es imposible desconocer la presencia de Tata e Irevna.

¿Qué sería para el cronista una buena señal estatal, la apertura del mercado farmacéutico a la industria india, apertura que con regular insistencia los funcionarios indios reclaman y con igual regularidad la contraparte argentina rechaza?

La política exterior de este gobierno puede criticarse desde varios ángulos. Lo que honestamente no debe hacerse es achacarle acciones que están dentro de los canales normales de cualquier diplomacia.

Bolivia mayo 1, 2008

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags: , , , , , , ,
4 comments

La historia moderna de Bolivia aparece punteada por los ciclos de auge y decadencia de un sector económico particular. Y el cambio del eje productivo se ha expresado geográficamente. En 1899, el fin de la era de la plata y el surgimiento de la rosca del estaño de los Patiño, Horschild y Aramayo, significó, previa solución del conflico manu militari, el traslado de la sede del poder político de Sucre a La Paz. En la historia del régimen surgido de la Revolución de 1952 esta traslación deja de expresarse geográficamente: aquí el poder se escapa del movimiento obrero organizado y el MNR original hacia la alianza del ejército reconstituido con los campesinos beneficiados por la reforma agraria.

El referéndum del próximo domingo en Santa Cruz de la Sierra apunta en esta dirección, pero añade una dificultad inexistente en crisis anteriores. Si bien el Estatuto puesto en consideración ha sufrido cambios que liman sus aristas más radicales, su núcleo elimina casi por completo las atribuciones del gobierno nacional. Los puntos de conflicto de las normas respecto a su jerarquía jurídica abundan, sin remitir a una instancia superior de resolución.

La virtual expulsión del poder central de los asuntos departamentales puede tener su origen en el temor de las oligarquías locales al escenario abierto con la llegada de Evo a la presidencia. Pero lo cierto es que en la actualidad el discurso autonomista logró convertirse en el aglutinante de una cadena equivalencial de demandas (también por acá anduvo don Laclau) que escapan a su pecado de origen.

La relativa holgura de recursos de todo tipo en manos de los cruceños sobresale frente a las dificultades del gobierno nacional. Parado en el vértice de fuerzas débilmente articuladas (nada más expresivo que la corporización de esto en las figuras de García Lineras y Choquehuanca), Evo no puede evitar el espasmo como signo distintivo de su política. Se acaba de anunciar la nacionalización de cuatro empresas petroleras (una de ellas de Repsol), algunas con sede en Santa Cruz. Otro probable frente de ruptura entre el gobierno nacional y el departamental (art. 7, 12 del Estatuto autonómico)

Bolivia aparece como la principal fuente de inestabilidad en la región, en medio de un ciclo de crecimiento inédito. Obliga, entonces, a pensar el papel de la Argentina y del Brasil. Por un lado, el dilema de Brasilia gira en torno a la oportunidad de poner realmente en práctica lo que hasta el momento no es más que el mero discurso sobre su liderazgo. Para esto debe decidir pagar los costos, discusión no saldada todavía si escuchamos a Celso (o Brasil precisa ser generoso e não imperialista na relação com seus vizinhos) rechazando, una vez más, el motete de imperialista de la política exterior brasileña. La Argentina, por su parte, y más allá de la existencia de grupos bolivianos que postulan la incorporación de sus departamentos a nuestro país (el más connotado es el “Veinticinco de Mayo”), necesita reflexionar sobre el modo en que, palabra maldita, su intervención conjugue el apoyo a la unidad de Bolivia y su gobierno legítimo, la reducción de las tensiones y la protección de intereses concretos y legítimos (provisión de energía, estabilidad regional, democracia)

Jugar con fuego abril 4, 2008

Posted by benjaminconstante in El Reino de este Mundo.
Tags: , , ,
7 comments

Hace tres días, el duro presidente ruso Vladimir Putin le recomendó a su par George W. que evite “jugar con fuego”, haciendo referencia a la presión yanqui por que la OTAN acepte como nuevos miembros a Georgia y Ucrania, dos ex colonias soviéticas y que desde 1991 Rusia busca por todos los medios de mantenerlos como apéndices de su política exterior o, al menos, de que su influencia sobre ellas como sobre todas las otras ex repúblicas no mengue demasiado. El contexto era la reunión que la alianza atlántica celebró en los últimos dos días en Bucarest, y obviamente Bush jugó con fuego igual y apostó fuerte con condi por la entrada de estos dos nuevos miembros. Pero Alemania y Francia se negaron, dijeron no jodás Bush y pospusieron a diciembre el debate de la ampliación con estos dos nuevos miembros, precisamente porque a ellos sí les cabe más la posibilidad de quemarse ante la ira rusa, por mayor cercanía y por menor impermeabilidad a las llamas de Vladi.

La pieza de negociación para poder imponer ese “no jodás” parece haber sido el beneplácito que logró USA por parte de los 26 hacia la implantación de su famoso escudo antimisiles en Rep. Checa y Polonia, otro punto ejemplar en la guerra entre EEUU y Rusia que retrotrae a la Guerra Fría y que resurge con ganas cada vez que Rusia y su nostalgia imperial cobran algo de mayor relevancia estratégica por algún tema de la coyuntura, como por ej. el gas y la posibilidad de dejar a los franceses y a otros europeos con la sola alternativa de la ducha fría para ir al trabajo, suponiendo como supongo que es mito eso de que los europeos no se bañan sino cada tanto. En realidad, el tema del escudo es mucho más de Guerra Fría incluso que lo de Ucrania y Georgia (lo es casi hasta más de Guerra Fría que el propio Maxwell Smart) por lo que las reacciones que se esperan de ese otro lado son interesantes, y seguro se empezarán a ver en los próximos dos días cuando la delegación americana siga viaje de Bucarest hacia Moscú y se produzca la reunión entre presidentes salientes, Bush y Putin.

El tema es interesante porque permite puntos de contacto con la política interna de ambos también, que atraviesan los dos por situación parecida, al estar sus dos presidentes cumpliendo lo último de su mandato. En baja total Bush, Putin dejará el cargo en mayo a Mevdeved, elegido por el a dedo supuestamente para dejar el cargo sin dejar el poder real, aunque en política no sería la primera vez que un delfín se coma a un tiburón, y las cosas de la rusia post-vladi podrían no llegar a ser tan determinantes. Pero para eso habría que preguntarle a alguien que sepa de política interna rusa, y no es mi caso.

¿Algún rusólogo a la derecha?  

Malvinas abril 2, 2008

Posted by benjaminconstante in El Reino de este Mundo.
Tags: ,
6 comments

Hoy se cumplen 26 años del inicio de la guerra de Malvinas. 26 de lo que yo considero el error más grave de la historia de nuestra política exterior. Y no solamente por la derrota militar (obvia para algunos, en discusión esta obviedad de resultado para otros, yo creo que, más allá de que me inclino un poco más por la primera opción, poco importa esta polémica) sino porque una aventura de agrasión militar de este tipo es de por sí un fracaso y un error de la política y de la diplomacia, más allá de lo que luego pase en el campo de batalla.

Pero a mi me duele Malvinas sobre todo porque es el espejo fiel de la exacerbación del nacionalismo argentino. El único creo en un país del cual podemos si queremos enorgullecernos de su escaso fanatismo nacionalista. Excepto con Malvinas claro. Ahí sí que somos todos juntos contra ellos, contra todos ellos, en el resto e los temas por suerte para mi no tanto.

Por eso cada 2 de abril la bronca de volver a ver esas imágenes en los programas que pasan revista, la bronca de que aquella dictadura canalla, genocida, imbécil y, a esa altura del 82, totalmente desesperada por su agonía y falta de apoyo popular evidente, haya tomado esa decisión tan acertada y que, además de las lamentables muertes que causó y sigue causando, generó la reverberación de este espíritu nacionalista tan irreversible ahora al punto de que está consagrado en nuestra constitución nacional desde la reforma del 94.

Creo que pocos podemos o pueden dudar de la validez para el derecho internacional de los títulos argentino sobre las islas o de lo justo del reclamo territorial, pero también se sabe que en el mundo las cosas están como están, y pocas veces es así en adecuación al derecho internacional. No vale sólo para los ingleses, a cualquier país (incluso a la Argentina) poco le conviene preguntarse mucho sobre la validez histórica o jurídica de por qué tiene los territorios que tiene. Lo importante, me parece, es que en aquellos temas donde si nos conviene preguntar lo hagamos dentro de los carriles lógicos que indican tanto el derecho como la realpolitik, algo alejado de lo que ocurrió hace 26 añitos.

Este post por supuesto no es elaborado ni pretende presentar mucho más que remanidos argumentos comunes sobre el tema, pero quizás sí sirva como disparador de unadiscusión que siempre interesa, por lo dificil que resulta tomar una posición de claro repudio a Galtieri y los suyos sin caer en la falta de respeto de quienes pelearon y murieron o de quienes apoyaron la causa por motivos que no necesariamente tienen que ver con un apoyo al régimen militar de entonces ni a sus macabros proyectos políticos y económicos.

En lo personal, lo que a mi más se sorprendió de este 2 de abril respecto de 2 de abriles anteriores (aparte de que no hayan pasado un feriado que caía miércoles, claro) es descubrir, entre las ya repetídisimas imágenes de Galtieri gritando “si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla” y de la plaza llena vivándolo, el apoyo casi irrestricto a la acción y a NUESTRAS FUERZAS ARMADAS ARGENTINAS de la casi totalidad del arco político de entonces. EN particular lo que más me sorprendió de ello fue el apoyo de Frondizi que vi creo en tvr, una sorpresa casi tan grande como la que descubrí el día anterior en un especial de la vida del che que dieron en crónica, al enterarme de la horrible dicción que poseía el mismo don Arturo, que pronuziaba todaz laz palabraz con z. Porque uno no puede indignarse tanto, me parece, de la actitud de ingenuidad y luego panquequismo de susana gimenez o del cinismo negador de un berni neustadt, pero si cabría esperar un poquito más del ilustre intelectual del desarrollismo argentino, ¿o no?

Ya ven que siempre hay algo nuevo bajo el sol. Incluso los 2 de abril.

El infierno de Cavalcante marzo 15, 2008

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags: , , , ,
2 comments

comedia11.jpgLa crisis generada por el ataque colombiano a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano nos remite, una vez más, a la generalizada falta de discusión, en el campo nacional y popular, de los problemas que plantean los asuntos externos. Si en algún momento esta reflexión tiene lugar, se limita a constatar un hecho del pasado, a menudo desde la indignación moral. O a soñar con el día del Advenimiento. Así, se condena de igual manera que Cavalcante, aquel florentino a quien Dante encontró en el infierno. Cavalcante podía discernir el pasado y el futuro, pero era incapaz de ver el presente.

Como dice mi amigo Nemesis Ramnus, la realidad del poder y la crudeza de la anarquía no pueden escapar a cualquier análisis.

En otras palabras, ¿cuáles son los rasgos constitutivos de una política exterior que se quiere progresista? Pero también cuál es la crítica histórica y real que permita vincular un “proyecto” con un “reglamento” sin aparecer como un mero continuador de la vieja tradición imperial hispánica de los arbitristas. Este es el punto de lo concreto, del lidiar con los límites de la realidad. Y esta esfera exige de la diplomacia, no sólo en su faz técnica, instrumental, sino también en su carácter de práctica política.

La visita del presidente guineano Obiang aparece cruzada por esta problemática. La crudeza del interés económico y la convivencia con un Otro se entremezcla con el imperativo de los Derechos Humanos. También, revela los límites de las diplomacias presidenciales y la actualidad de la práctica diplomática como herramienta de construcción constante de la relación con un mundo complejo.

Pararnos en esa intersección significa discutir las formas que permitan a Cavalcante escapar de su círculo infernal, y en el camino, atraer la cola del diablo a nuestro lado.