jump to navigation

Falklands junio 9, 2009

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags:
4 comments

Ya sé, esto es más un recurso de alguien que no tiene ganas de escribir, pero bueh…

“Tiene razón Willy. Las Malvinas no son Argentinas. Antes de que los británicos devolvieran las Malvinas, habría que hacer que Argentina devuelva los territorios del Chaco tomados a Paraguay durante una injusta guerra. Además, si amamos tanto a las Malvinas, deberíamos regocijarnos porque están en buenas manos, limpias, sin chorros, piqueteros ni huelgas sindicales. Un territorio incontaminado y bien cuidado por gente decente, trabajadora, orgullosa su la historia y la geografía que les tocó.”

¿Vale la pena prestar medio segundo de atención a cualquier forista del diario de Don Bartolo? No creo, pero a veces sospecho que comentarios como el de arriba, de algún modo, sintetizan la incapacidad de pensar a Malvinas – incluso en su aspecto anti-colonial -.

Anuncios

Malvinas abril 2, 2008

Posted by benjaminconstante in El Reino de este Mundo.
Tags: ,
6 comments

Hoy se cumplen 26 años del inicio de la guerra de Malvinas. 26 de lo que yo considero el error más grave de la historia de nuestra política exterior. Y no solamente por la derrota militar (obvia para algunos, en discusión esta obviedad de resultado para otros, yo creo que, más allá de que me inclino un poco más por la primera opción, poco importa esta polémica) sino porque una aventura de agrasión militar de este tipo es de por sí un fracaso y un error de la política y de la diplomacia, más allá de lo que luego pase en el campo de batalla.

Pero a mi me duele Malvinas sobre todo porque es el espejo fiel de la exacerbación del nacionalismo argentino. El único creo en un país del cual podemos si queremos enorgullecernos de su escaso fanatismo nacionalista. Excepto con Malvinas claro. Ahí sí que somos todos juntos contra ellos, contra todos ellos, en el resto e los temas por suerte para mi no tanto.

Por eso cada 2 de abril la bronca de volver a ver esas imágenes en los programas que pasan revista, la bronca de que aquella dictadura canalla, genocida, imbécil y, a esa altura del 82, totalmente desesperada por su agonía y falta de apoyo popular evidente, haya tomado esa decisión tan acertada y que, además de las lamentables muertes que causó y sigue causando, generó la reverberación de este espíritu nacionalista tan irreversible ahora al punto de que está consagrado en nuestra constitución nacional desde la reforma del 94.

Creo que pocos podemos o pueden dudar de la validez para el derecho internacional de los títulos argentino sobre las islas o de lo justo del reclamo territorial, pero también se sabe que en el mundo las cosas están como están, y pocas veces es así en adecuación al derecho internacional. No vale sólo para los ingleses, a cualquier país (incluso a la Argentina) poco le conviene preguntarse mucho sobre la validez histórica o jurídica de por qué tiene los territorios que tiene. Lo importante, me parece, es que en aquellos temas donde si nos conviene preguntar lo hagamos dentro de los carriles lógicos que indican tanto el derecho como la realpolitik, algo alejado de lo que ocurrió hace 26 añitos.

Este post por supuesto no es elaborado ni pretende presentar mucho más que remanidos argumentos comunes sobre el tema, pero quizás sí sirva como disparador de unadiscusión que siempre interesa, por lo dificil que resulta tomar una posición de claro repudio a Galtieri y los suyos sin caer en la falta de respeto de quienes pelearon y murieron o de quienes apoyaron la causa por motivos que no necesariamente tienen que ver con un apoyo al régimen militar de entonces ni a sus macabros proyectos políticos y económicos.

En lo personal, lo que a mi más se sorprendió de este 2 de abril respecto de 2 de abriles anteriores (aparte de que no hayan pasado un feriado que caía miércoles, claro) es descubrir, entre las ya repetídisimas imágenes de Galtieri gritando “si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla” y de la plaza llena vivándolo, el apoyo casi irrestricto a la acción y a NUESTRAS FUERZAS ARMADAS ARGENTINAS de la casi totalidad del arco político de entonces. EN particular lo que más me sorprendió de ello fue el apoyo de Frondizi que vi creo en tvr, una sorpresa casi tan grande como la que descubrí el día anterior en un especial de la vida del che que dieron en crónica, al enterarme de la horrible dicción que poseía el mismo don Arturo, que pronuziaba todaz laz palabraz con z. Porque uno no puede indignarse tanto, me parece, de la actitud de ingenuidad y luego panquequismo de susana gimenez o del cinismo negador de un berni neustadt, pero si cabría esperar un poquito más del ilustre intelectual del desarrollismo argentino, ¿o no?

Ya ven que siempre hay algo nuevo bajo el sol. Incluso los 2 de abril.