jump to navigation

Otra latitud, misma farsa enero 22, 2009

Posted by Lodovico Settembrini in El Reino de este Mundo.
Tags:
trackback

clip_image001

 

De un dramaturgo amigo…

Acto I

Había una vez una islita maravillosa en el medio del Atlántico, mimada por los índices del primer mundo: PBI per cápita enorme, esperanza de vida increíble, 700 años sin FFAA, aire puro, calefacción geotérmica, cero crimen, un primer ministro alegre y sonriente, y dosis generosas de blablá mediático atribuyendo el éxito a una rara mezcla. Por un lado, un espíritu empresarial agresivo y estadounidense de reciente desarrollo, que hacía crecer a los bancos isleños dedicados a la pesca de divisas en el amplio mar de las sofisticadas finanzas británicas. Por el otro, un amoroso y añejo estatismo escandinavo que alimentaba la soberbia isleña inclinando al gobierno a distribuir lo ganado entre todos los habitantes, con envidia llamados “el pueblo más feliz de la tierra”, bah, un eterno Lazy Town …

 

clip_image001

Acto II

La maravillosa burbuja se pincha: no más ingreso de divisas. Cunde el pánico. En un ataque de histeria, el gobierno imita y nacionaliza los bancos. Aparecen límites a la extracción de dinero. El islandollar se derrumba. La crisis dispara la avaricia de los grandotes de siempre, que muestran los dientes y piden ya el pago de la deuda externa (más o menos 10 veces el PBI isleño). La gente, indignada, sale a la calle al ruido de tasas de té y gritos desaforados de “¡Dimisión!”. Todos se preguntan cómo pudo el gobierno ser tan inepto. Nadie admite haberlo votado. Llueven los huevos. Escrachan al ministro alegre y sonriente, que se escapa de la casa de gobierno como una rata. El blablá mediático se ensaña con la isla. Muchos aseguran que cierta malformación psíquica estaría en el origen de la insana inclinación de los isleños a la especulación alocada y compulsiva con fondos de pensión en el mercado financiero inglés. La imagen de la isla se derrumba. Crece el desasosiego, y todos tratan de salvarse, como pueden.

La Argentina vivió esta farsa muchas veces. Primero fue en cámara lenta (1880-1940). Después la repitió espasmódicamente (1940-1990). Y por último en la década del 90, lo hizo en forma breve e intensa, debido a la globalización financiera. Islandia: ¡bienvenida al club!.

Etiquetas de Technorati:

Comentarios»

1. Anita - abril 12, 2009

Lazzy Town y la farsa del primer mundo. Muy buen artículo

2. Pame - abril 12, 2009

Me gustó mucho el artículo y también el de Alfonsín, aunque un poquito largo (las imágenes de ambo y hallazgo!!). Estaría bueno que haya entradas más regulares en el blog.

3. Lodovico Settembrini - abril 12, 2009

Anita y Pame, gracias por las flores…!
A nosotros también nos gustaría ser un poco más regulares, estamos tratando de arreglarlo…
Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: